(Ilustración de Lina Dudaite)

sábado, 6 de agosto de 2011

"El botijo (y la botija que es igual pero sin pitorro) resulta que es una máquina perfecta de enfriar. Es un objeto sencillo, duradero, sin mantenimiento y que no gasta electricidad. No vamos a decir que el frigorífico no es un gran invento, pero también es cierto que para enfriar agua podemos utilizar el botijo y así reducir el consumo de nuestra nevera. Total, que el botijo resulta ser algo tan ecológico como antiguo. Y por si esto fuese poco también ocurre que, no se por que extraño motivo, el sabor del agua del botijo resulta más agradable que el de la botella que se ha enfriado en el frigorífico.

Pero… ¿como enfria un botijo su contenido? el agua se filtra por los poros de la arcilla con la que está hecho el botijo y, en contacto con un ambiente exterior seco, se evapora produciendo un enfriamiento. La clave de dicho enfriamiento está en la evaporación del agua exudada ya que esta necesita energía, en forma de calor, para pasar al estado gaseoso. Calor que toma del agua que hay en el interior haciendo que esta baje su temperatura."



                                             (leer más en terra.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada