(Ilustración de Lina Dudaite)

viernes, 14 de octubre de 2011

La fascinación por lo que creemos
 nos ha hecho confundirlo con la verdad,
 y encerrar nuestros pensamientos en
 esas casas transparentes que
 llamamos creencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada