(Ilustración de Lina Dudaite)

sábado, 6 de noviembre de 2010

SIDDHARTA


budacara4

    El príncipe Siddhartha Gautama nació en el año 600 a.c. en el reino de Kapilavatshu, ubicado en el actual Nepal. Su padre lo mantuvo encerrado en la residencia real y lo rodeó de lujos y placeres. Ya adolescente pudo realizar cuatro salidas fuera de palacio y descubrió la existencia de la enfermedad, la vejez, el dolor y la muerte.

       La impresión causada por la toma de conciencia de todo ello fue tan fuerte que Siddharta abandonó el palacio y tomó la decisión de no cejar hasta que hallase un remedio. Ese camino que emprendió le llevó a la iluminación, para acabar dando un sermón en la ciudad de Benarés que supuso la base de los preceptos del Budismo: las Cuatro Nobles Verdades .

       El punto central del Budismo es la iluminación, el despertar (“Buda” significa “El Despierto”). Siddharta Gautama alcanzó dicha iluminación penetrando en el corazón de todos, se conectó a aquel plano sutil de la existencia, dónde toda la humanidad vibra, y percibió el intenso dolor que sentimos.
      Entonces quiso saber qué causa dicho dolor, cual es su raíz. Y vio que el sufrimiento proviene de la ignorancia: Ignoramos que nuestro propio ego es una ilusión. El dolor lo provoca desconocer que existimos por un motivo, que tenemos un cometido y que la realidad es un escenario donde experimentamos mediante un papel otorgado y/o escogido.
     El ego tiene fuertes anhelos de posesión, pero todo lo sujeto a la realidad es inpermanente. Él cree ser permanente, pero la materia no lo es. Esa paradoja conlleva sufrimiento, pues vamos en contra de las leyes en las que el plan está basado. Buda sostenía que para deshacer esa ilusión no hace falta hacer nada, sólo despertar a nuestra verdadera naturaleza, nuestra esencia, al conocimiento de quién éramos antes de que nuestros padres nos concibieran.
     Al alcanzar la iluminación Buda comprendió todo esto y halló un método para trascender ese sufrimiento tan ligado a la vida. Tal método lo transmitió mediante las Cuatro Nobles Verdades y el Óctuple Sendero, el camino que lleva al despertar de la consciencia. Estas Nobles Verdades contienen la base del budismo y son un buen inicio para aquellos que deseen conocerlo mejor:

1 – El nacimiento, la vejez, la enfermedad, la muerte, el rechazo y la desesperación son dolorosos, lo que no produce placer es doloroso, no conseguir lo que uno quiere también.

22 - La causa del dolor: el deseo, combinado con el placer, el hallar placer aquí y allá. El anhelo de la pasión, el anhelo de la existencia, el anhelo de la no existencia.

3 - El sufrimiento y el dolor se pueden extinguir mediante el no-apego, el dejar, el soltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada