(Ilustración de Lina Dudaite)

sábado, 24 de septiembre de 2011

Un prestigioso diplomático finlandés, al que le preguntaron durante una cena cómo había llegado a ejercer su profesión, contestaba:
 “Quería ser maestro, pero no logré superar los exámenes de entrada y terminé siendo diplomático.” .


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada