(Ilustración de Lina Dudaite)

martes, 29 de noviembre de 2011

LABERINTO

Este laberinto no tiene ningún transfondo simbólico. Es simplemente un juego extremadamente difícil que pone a prueba el límite de resistencia de los ojos. La gran cantidad de líneas de esta figura provoca un estímulo nervioso en la retina que impide que se pueda mirar durante mucho tiempo sin provocar alucinaciones ópticas. Sobre el papel es necesario lápiz y goma de borrar para no perderse

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada