(Ilustración de Lina Dudaite)

jueves, 28 de julio de 2011

Disfruta de cada momento que nos regala la vida, porque el ayer ya no vuelve mañana.

Imagina que...en una apuesta ganaste el siguiente premio:
Tu banco te ingresa todos los días 86.400€ en tu cuenta particular a tu nombre; pero como todo premio, también exige unas condiciones:

Primera condición. Puedes disponer de todo el dinero de la manera que tú dispongas ... pero el dinero que no utilices en el día, el banco lo retomará. Tampoco podrás utilizarlo para abrir otra cuenta o ahorrar, simplemente tienes que gastarlo. Cuando despiertes al día siguiente, el banco habrá ingresado otros 86.400€ en tu cuenta para gastarlo, y así sucesivamente.

Segunda Condición. El banco puede cancelar tu premio sin previo aviso y en cualquier momento. El banco cancela la cuenta y no tienes la opción de abrir otra cuenta con ese dinero. Entonces el juego se da por terminado.

¿Tú qué harías? Comprarías todo lo que te diera la gana, no sólo para ti, sino para todos los tuyos, para las personas que quieres, ¿cierto? Incluso para gente que ni siquiera conoces, puesto que no siempre podrías gastar todo el dinero para ti, ¿verdad?. 
Intentarías gastar cada céntimo que estuviera a tu disposición, ¿lógico?

Lo que no puedes imaginarte es que ese premio es una realidad.

Todos y cada uno de nosotros, al nacer, abrimos una cuenta en el banco mágico, sólo que no la vemos. Ese banco mágico es el banco del tiempo. Desde que nacemos, cada mañana ese banco nos regala 86.400 segundos de vida para vivirlo cada día. Y en la noche, cuando nos acostamos a dormir, el tiempo que no hemos utilizado en ese día, no se acumula para el día siguiente.
El tiempo que no vivimos ese día se pierde por completo, y cada mañana nuestra cuenta vuelve a llenarse.

Pero el banco puede en cualquier momento y sin previo aviso cancelar la cuenta.  Entonces, ¿qué haces con tus 86.400 segundos que recibes a diario? ¿No son más valiosos que la misma cantidad en euros?

Procura disfrutar cada segundo de tu vida, porque el tiempo se acaba más rápido de lo que crees, porque cada segundo de tu vida puede ser maravilloso, si te empeñas en ello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada