(Ilustración de Lina Dudaite)

martes, 5 de julio de 2011

    EL CHINO Y EL ARROZ
Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuando vio a un hombre chino poniendo un plato con arroz en la tumba vecina. El hombre se dirigió al chino y le preguntó:

-'Disculpe señor, ¿de verdad cree usted que el difunto vendrá a comer el arroz...?-
-'Sí', respondió el chino, 'cuando el suyo venga a oler sus flores...' 

Respetar las opiniones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener. Las personas son diferentes, por lo tanto actúan diferente y piensan diferente. 
No juzgues... solamente comprende..., y si no  puedes comprenderlo..., OLVÍDALO .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada