(Ilustración de Lina Dudaite)

jueves, 26 de agosto de 2010

A veces nos empeñamos en conseguir algo porque lo deseamos con todas nuestras fuerzas o porque consideramos que es lo que "deberíamos hacer/tener". Nos empecinamos en tener determinadas circunstancias en nuestra vida, llegando incluso a obsesionarnos con ellas.

Me refiero a cosas del tipo "a estas alturas".

Esto es:
- "a estas alturas ya debería teener novi@/estar casad@/tener hijos".
- "a estas alturas ya debería tener mi propia casa/coche/negocio/ cualquier cosa material que   se suponga que ya deberías tener y no tienes".
-"a estas alturas ya debería haber aprobado la E.S.O/la Carrera/la Oposición/ el carnet de conducir (a mi me trae de cabeza, ya van dos exámenes prácticos suspendidos)".
- "a estas alturas ya debería tener un trabajo fijo".
-"a estas alturas debería ser más list@/más segur@ de mísm@/másdelgad@/más sociable/ más lo que sea que no eres en este momento".

Y así una lista interminable de "a estas alturas...".

Pero...¡vamos a ver!

¿¿¿Por qué tanto empeño, en lugar de ser felices con lo que somos, lo que hacemos o con lo que tenemos en este momento???

Si al final LAS COSAS PASAN CUANDO TIENEN QUE PASAR. Ni un segundo antes ni un segundo después.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada