(Ilustración de Lina Dudaite)

martes, 7 de diciembre de 2010

Se tú y nadie más.


Trabaja en algo que te guste. (Con la crisis está un poco difícil pero empéñate todo lo posible por conseguirlo. No estudies nunca una carrera solo porque tus padres te lo impusieron)
Toma tus propias decisiones: no hagas cosas solo para satisfacer a otros o por no decepcionarles.
Aprende a vivir con poco dinero. Los placeres más satisfactorios de la vida son gratuitos.
Evita a los vampiros energéticos: fuera de tu vida chantajistas sentimentales, manipuladores, victimistas o adictos a cualquier tipo de sustancia.
Si ves que tras pasar una hora con una persona empiezas a sentirte mal, bórrala de tu lista de amigos. Si se trata de alguien de tu familia, cada vez que le hagas una visita repítete este mantra como escudo protector: "Yo no soy responsable de tu vida, tú no eres responsable de la mía."
No te compares nunca con los demás. Tú eres tú, por ti mismo/a.
No has fracasado: estás aprendiendo del error.
El miedo engendra miedo y la violencia engendra violencia.
Eres autosuficiente, puedes vivir por ti solo/a. Un/a adulto/a no depende de otras personas para sobrevivir.
La felicidad no se basa en las posesiones, en el poder o el prestigio, sino en el amor y en el respeto.
Toma decisiones. Mejor arriesgarse a equivocarse que no hacer nada.
Deja de culpar a los demás y hazte responsable de tu vida. No puedes controlar a los demás ni a los acontecimientos, pero sí puedes controlar tus reacciones y tu manera de comportarte.
Ten siempre en cuenta que al final de tu vida vas a arrepentirte más de las cosas que NO hiciste que de las que hiciste.
(Lucía Etxebarria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada