(Ilustración de Lina Dudaite)

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Relojes suizos...de sol!

No es extraño que siendo Ginebra ciudad de relojeros, haya tantos relojes en la ciudad. Lo que sí llama la atención es que haya tantos de Sol. 

Buena parte de ellos son verticales, como los que encontramos en la fachada del edificio del Arsenal, frente alHôtel-de-ville y el de la iglesia de Saint-Germain 
Reloj de sol del Arsenal. © Paco Bellido, 2008  Reloj de Saint-Germain. © Paco Bellido, 2008
En la fachada sur del Hôtel-de-ville encontramos otros dos relojes verticales. Como la tabla no está exactamente orientada al sur, las líneas horarias vespertinas se encuentran más juntas que las matutinas ya que el reloj está orientado al sudoeste.
Reloj del Hôtel-de-ville. © Paco Bellido, 2008  Reloj del Hôtel-de-ville. © Paco Bellido, 2008
Cerca de la Place du Lac donde el lago Léman da lugar al río Ródano encontramos un interesante reloj de sol ecuatorial del año 1974. Este tipo de reloj de sol proyecta la sombra sobre una tabla horaria paralela al ecuador, dividida en 24 partes iguales correspondientes a las 24 horas del día. 

Cuadrante ecuatorial. © Paco Bellido, 2008 Cuadrante ecuatorial. © Paco Bellido, 2008
En el Quai Wilson, cerca del parque de la Perle du Lac se encuentra una obra de la artista húngara Klara Kuchta un reloj de sol horizontal de 6,40 metros de diámetro de acero inoxidable y cristal laminado. De noche una red de fibras ópticas iluminadas con láser encienden 198 estrellas sobre un mapa celeste. El reloj combina de esta manera la tradición ancestral de los relojes de Sol con la última tecnología.
Reloj de sol láser. © Paco Bellido, 2008  Detalle del gnomon. © Paco Bellido, 2008
En el jardín del Museo de Historia de las Ciencias encontramos un globo gnomónico. Este tipo de reloj de Sol no es muy habitual, estuvo de moda en los siglos XVIII y XIX en los jardines y casas señoriales de los nobles. Presenta un eje inclinado paralelo al de la Tierra y para leer la hora hay que mover el arco que representa el meridiano y aplicar la corrección de la ecuación de tiempo que aparece en la tabla correspondiente. 

Globo gnomónico del Musée d'Histories des Sciences. © Paco Bellido, 2008  
En el exterior del Museo de Historia de las Ciencias hay una meridiana que se puede utilizar como reloj de sol. En este caso es el propio visitante quien actúa como gnomon colocándose en el lugar correspondiente. Su propia sombra es la que nos permite deducir la hora. 
Meridiana. © Paco Bellido, 2008
( Extracto del blog "El beso en la Luna")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada