(Ilustración de Lina Dudaite)

viernes, 13 de mayo de 2011

No puede quedar inadvertido
el firmamento ni el océano,
cuando alguien se sienta a su lado
para pensar junto a él.
Muchas veces cuando nos acordamos de alguien,
el mar es nuestro amigo...

Solo necesito un abrazo
y un susurro al oído que me diga:
"Todo saldrá bien"
Tampoco es tanto...¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada